Arista Oeste del Txindoki (13-09-2009)

Hay ascensiones que por una u otra causa vas siempre dejando en el tintero. La de hoy es una de ellas: hacía años que sabía que mi hijo estaba preparado para ascenderla, pero nunca se lo había planteado. Mientras comíamos el sábado, sin más y sin haber preparado nada anteriormente, le propongo la ascensión. Y acepta.
Esta escalada la realicé junto a mi mujer hace más de veinte años, y para él es un reto, ¿logrará subir por donde subió su madre?.
El aspecto técnico de esta ascensión está suficientemente explicada en otras páginas (como ESTA de Joseba), por lo que me limitaré a contar las sensaciones.

A las nueve y media de la mañana nos plantamos en el parking del barrio de Larraitz.
El día está cubierto, y no se ve la cima, aunque la arista oeste sí que se deja entrever por la derecha de la fotografía.


















Comenzamos la ascensión












Cruzamos Amistiko langa, llegamos al bosque de pinos, desde donde podemos
contemplar el inicio de la escalada...





















y comenzamos a ganar altura de la manera más directa posible.



















La niebla gana altura rápidamente y nos tapa la visión del paisaje de alrededor.
La cima de Ausa Gaztelu se resiste a ser ocultada.



























Según ganamos altura, oímos voces (algo normal en esta vía, sobre todo si no madrugas), pero la verdad es que se oyen muchas...
Cuando la niebla se disipa algo, contemplamos a siete personas que están comenzando la ascensión (más tarde nos comentarían que estaban ahí desde la diez de la mañana, y son ya las once).


















Aprovecharemos para hacer tiempo almorzando.
A las once y media, tras colocarnos el material comenzamos la escalada.



























Nos cruzamos con dos chicos que visto el percal, descartan comenzar la ascensión.
Han quedado con las mujeres para comer y evidentemente, no iban a llegar a tiempo.
A nosotros no nos espera nadie para comer, por lo que no hay prisa. Ya llegaremos...
Llegamos a la primera reunión: Aitor, que realizaba su primera escalada fuera de rocódromo espera que Elena, que realizaba también su segunda escalada, ascienda el primer diedro (IV).



























Es nuestro turno. Comienzo la trepada bajo la atenta mirada de Ekain. Le he dejado bien claro que mi vida está en sus manos. Si se quiere vengar de algo, ahora es el momento...


























Ahora le toca a él. Su cara de satisfacción demuestra que está disfrutando...



























De aquí en adelante vamos a sentir la sensación de "vacio" a nuestro alrededor.






















A partir de aquí comenzará la tónica de la ascensión: hacer un largo y esperar, otro largo y esperar. Esperas que en algún punto llegaron a ser de hora y media. Al final estuvimos más tiempo esperando que escalando. Más tarde me comentaron que uno de los escaladores, escalaba sólo con un brazo, tenía inútil el izquierdo.
¡Y tú que piensas que estás realizando una gran hazaña!
Por lo menos podré fotografiarles en este bonito tramo.



























Paso clave de este largo:



























Nos toca. ¡Estate atento!





















¡Y no subas rápido que nos va a tocar esperar...!



























Mira que te lo he dicho...






















Venga, sube hasta aquí...






















... que ya estamos en la "Placa Bonita"...





















... y fíjate en como superan ellos el paso para imitarles...





















Bueno, casi mejor que no. Asegúrame...



























y sube como mejor puedas...






















pero sobre todo, no tengas ninguna prisa, que hemos llegado al atasco de los atascos



























Para variar, no me haces caso...



























y vamos a tener que esperar una hora y media a que superen el tramo más difícil de la ascensión, ese último diedro (IV+) con el que finalizan las dificultades de la arista.



























Aprovecha para echar una cabezada, que tenemos tiempo de sobra...



























Venga, despierta que es nuestro turno...



























Ánimo, que ya has superado lo más difícil.



























Descansa contemplando el paisaje...














Ahora sólo nos queda andar, aunque por si acaso iremos en ensamble, que el peligro
todavía no ha acabado



























Mírales, por ahí arriba van nuestros compañeros de escalada






















¿Pero todavía te quedan ganas de escalar?



























Venga, que ya estamos... Sólo nos queda andar por este tramo herboso...






















... hasta llegar a Erlabeltzeko Punta, y aunque la niebla impida su visión,
la cima está ahí mismo, detrás de la cruz.




















Ahora sí. 17:00 horas. Cima del Txindoki, Larrunarri, Ñañarri o como se le quiera llamar.
Para nosotros será nuestra primera arista juntos.



























Nos ha costado cinco horas y media el escalar la arista, el doble del horario normal, pero ha merecido la pena. Hemos esperado demasiado mucho tiempo para realizar este proyecto.
Salen las palabras "aristas en el Pirineo" y Ekain me dice que tendrá que ser cuando esté en vacaciones... ¿Estaré en un sueño?

3 comentarios:

  1. Enhorabuena Martin!!

    Lo de menos es la actividad y la montaña, eso de poder disfrutar con tu hijo en el monte no tiene precio. Al final le va a picar el gusanillo, jeje

    La arista se veia muy disfrutona
    Salu2
    Luis

    ResponderEliminar
  2. Hola:

    A ese "zagal" se le nota su pasado de "Pelotari" en el agarre de presas a buen seguro que no tuvo problemas.

    Bonita actividad a veces entre las nubes.

    Felicidades a los dos en especial para el 2º de la cordada.

    1saludo,

    ResponderEliminar
  3. La última foto lo dice todo... Felicidades a los dos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar