17 de septiembre de 2006

CLARABIDES DESDE PONT DU PRAT

Ascensión a los tres Clarabides realizada junto con Beatriz, Fidel, Piolet e  † Ioza comenzando desde el parking de Pont du Prat en el Valle francés de Louron.
Tuvimos la mala suerte de que nos cayese la primera nevada de la temporada justo los días anteriores a la ascensión, lo que hizo que se nos complicase un poco esta, por lo demás, sencilla ascensión.
Croquis de la ascensión:

El sábado por la tarde comenzamos la subida desde el parking, siguiendo el balizado y bonito sendero que sube hasta el Refugio de la Soula atravesando las espectaculares Gargantas de Clarabide. Realizamos la subida envueltos en la niebla, sin llegar a ver las cimas que nos rodean. Al llegar a la cabaña, ¡sorpresa!: se encuentra ocupada por un grupo numeroso de franceses que va a hacer que alguno de nosotros tenga que dormir en el suelo.
Al día siguiente amanece, contra todo pronóstico, despejado.

Enfrente tenemos lo que ayer no pudimos ver: el cresterío del Bachimala totalmente cubierto de nieve

Comenzamos la ascensión. En seguida llegamos al Lago de Puchergues y tras bordearlo por el evidente sendero que lo bordea por la izquierda, miramos hacia atrás.

Este es el panorama que tenemos por delante. El recorrido está dibujado de manera aproximada

Encima nuestro tenemos la bonita arista NO de la Fourche de Clarabide

Desde aquí apreciamos por primera vez el cresterío completo del Bachimala, desde la Punta del Sabre, hasta el Abeillé, un viejo conocido de dos veces anteriores...

El itinerario gana altura de la única manera posible por el acantilado que cierra el valle, teniendo que utilizar a veces las manos para ayudarnos. No hay pérdida, el sendero está bien trazado.


Tras superar este espolón rocoso-herboso, vemos qué abajo va quedando el Lago de Puchergues.

Bonitas vistas...

De esta forma llegaremos al precioso Lago de Clarabides.

A partir de aquí es inevitable pisar constantemente nieve, y delante nuestro vemos el Collado al cual debemos de dirigirnos, el Puerto de Gías.

Encima de nuestras cabezas las nubes juegan con las cimas de los Clarabides, mostrándonos el viento que debe de hacer por el cresterío.


En el estado en el cual se encuentra la nieve, esta subida nos va a hacer sudar ...

por lo que habrá que turnarse abriendo huella.


Por fin llegamos al Puerto de Gías. Detrás mío tenemos la primera de las cimas de la jornada, el Clarabides Oriental.

Y en esta panorámica vemos el pico “complementario” de los Clarabides, el de Gías.

La idea original era el haber ascendido también éste último pico, como hice la última vez que anduve por aquí, pero la verdad es que la nieve no estába en muy buen estado y se nos hubiese retrasado bastante la excursión.
Si miramos hacia los Clarabides, a nuestra espalda tenemos otros dos preciosos y elegantes cresteríos: el del Gourg Blanc y el del Seil de la Baquo-Portillón d´Oo.

La verdad es que este último cresterío impresiona.

En este tramo hay que andar buscando el paso más sencillo ahora que la nieve cubre el sendero.

Sin mayor dificultad llegamos a la primera de las cimas, el Clarabide Oriental (3.012 m).

Entre nieblas se intuye el siguiente pico, el Central. Va a ser un paseo.

Estamos a la altura del Gías. Para dirigirnos a él, habría que tomar esa arista que viene de la derecha, pero lo dejaremos para otra ocasión.

Me imagino que allá donde esté Ioza, seguirá haciendo reir...

Llegamos a la segunda, y más alta de las cimas, el Clarabide Central (3.020 m). La niebla lo ha envuelto todo. Pero cuando despeja de repente...


nos muestra joyas, como esta vista del Posets.

El llegar al siguiente pico nos va a suponer algo más de esfuerzo. En verano es otro paseo, pero ahora con nieve...

esa arista que une los dos picos impresiona algo más.



Ahora sí, llegamos a la tercera cima, el Clarabides Occidental (3.008 m).

De ahí atrás venimos...

y de ahí abajo hemos subido:

El Bachimala:

Gías, otra vez será...

Hay que volver rápido, que los coches están muy lejos todavía. De nuevo hay que subir al Clarabides.

Y bajar al Puerto de Gías.


La cabra siempre busca el recorrido más difícil.

Podemos contemplar el espectacular Pic de Hourgade (2.964 m) durante un corto espacio de tiempo. Algún día...

¡Qué fácil se baja ahora el corredor...!



Agur Clarabides, ha sido un placer volver.

Pero ya he dicho antes que todavía tenemos que bajar mucho hasta los coches...


Un último vistazo a las cimas recorridas:

Pasaremos por el refugio a recoger las cosas.

y descenderemos todo el Valle de Clarabides...

teniendo que atravesar de nuevo el Refugio de La Soula.

Y desde aquí, en poco más de una hora llegaremos a los vehículos.