24 de abril de 2010

GRAN QUAYRAT NORTE DESDE EL VALLE DE LYS

Intento de ascensión al Grand Quayrat desde el Valle de Lys en compañía de Pablo.
Aunque la idea era haber llegado hasta la cima principal del Grand Quayrat, al final decidimos quedarnos en su antecima, ya que el continuar hubiese exigido el arriesgar demasiado...
El plan inicial era haber ido con Pablo a Gavarnie, donde teníamos previsto hacer algunas actividades muy interesantes en nieve desde el viernes hasta el domingo, antes de que cambie durante un tiempo los piolets por los pañales y los chupetes. El mal tiempo anunciado para el viernes nos hizo cambiar de plan y retomar una idea que teníamos pensada hacía tiempo, el recorrer la cara sureste del Grand Quayrat por una vía abierta por Jean Arlaud hace casi cien años, y que seguramente pocas veces se habrá repetido, jeje. Con esta idea, a las 11:30 horas del sábado nos plantamos en el parking del Valle de Lys desde donde contemplamos las cumbres que forman el Circo de Crabioules

Después de comer tranquilamente, a las 12:30 comenzamos a andar por el conocido sendero balizado con el nº 43 que se dirige hacia el refugio/cabaña de Crabioules pasando por las minas homónimas.

Las guías marcan un tiempo de algo más de tres horas para llegar al refugio, aunque con lo cargados que vamos con todo el material de escalada, le calculamos algo más de tiempo.... ilusos....

Comenzamos a ganar altura por estos bonitos senderos del Luchonnais

La ciclogénesis explosiva del pasado febrero causó grandes destrozos en la zona de Luchon y alrededores, tirando grandes árboles situados junto al sendero y haciendo que hubiese que realizar algún que otro juego malabar para atravesarlos.

De esta forma, llegamos a un puente que no me suena de nada de las anteriores veces que he pasado por aquí...

Un poco más adelante se aclara el tema: llegamos a una amplia pradera conocida, donde se encuentran los senderos que se dirigen hacia el refugio de Maupas y los lagos azul y verde. Incomprensiblemente, nos hemos desviado del sendero nº 43 y hemos tomado el nº 42. Lo achacamos al ir hablando continuamente, pero durante el descenso al día siguiente, vimos que es lo que ocurrió realmente: un gran abeto tirado por el viento, y que casualmente se encontraba en el desvío entre los dos senderos, al caer había levantado todo el cepellón de raices tapando completamente el sendero a la vista y haciendo que el único camino visible fuese el continuar por el indicado. Después de pensar qué es lo que hacemos, retroceder o continuar por este sendero y bordear más tarde el Circo de Crabioules por un sendero conocido desde casi el refugio de Maupas, optamos (erroneamente, como más tarde comprobaremos...) por la segunda opción.
Vamos ganando altura por este bonito sendero

De vez en cuando debemos de atravesar alguna pequeña ladera donde el sendero se encuentra cubierto por la nieve.

A la altura del refugio de Prat de Long vemos por primera vez nuestro objetivo, y comprobamos también como la vertiente sureste se encuentra casi totalmente limpia de nieve, por lo que descartamos esta ascensión. Cambiamos rapidamente de objetivo, y le echamos un ojo a la vertiente noreste, la situada a la derecha de la fotografía, donde también se encuentra una vía de escasa dificultad, aunque el ángulo de visión nos impide ver su inicio.

Dejamos atrás el Refugio de Prat de Long...

... y seguimos avanzando, esta vez ya por nieve, en dirección al Refugio de Maupas. Unas huellas nos van indicando el camino.

Este empinado tramo nos va a hacer sudar de lo lindo...

Ya tenemos a la vista las horrorosas torres metálicas del teleférico que sube hacia el refugio.

Pero no hace falta llegar hasta este: a la altura de una estación intermedia, abandonamos el sendero y nos dirigimos hacia el sendero que bordea el circo de Crabioules. Son ya casi las cinco de la tarde.

Lo que en verano es un sencillo paseo, con la nieve cubriendo el sendero hace que el avanzar a veces, se ralentice en exceso.

Por ahí debajo debe de haber un cable quitamiedos para facilitar la travesía de este paso.

Aunque la nieve ha cubierto todo el Circo, de vez en cuando se intuye el sendero:

La niebla nos cubre de vez en cuando y hace que tengamos que utilizar el gps para localizar el sendero.

Un vistazo de cerca a la vertiente SE del Grand Quayrat nos confirma que apenas tiene nieve.

Mientras, seguimos peleando con la nieve... Son ya casi las 20:00 horas...

A las 20:30 horas tenemos a la vista la cabaña/refugio.

Un vistazo al tramo recorrido:

Ya casi lo tenemos ahí...

Llegaremos al refugio con las últimas luces del día:

21:00 horas. Nos ha costado ocho horas y media el llegar hasta aquí, y todo por no querer retroceder media hora.... Menos mal que junto al refugio hay una fuente que nos va a evitar el tener que andar fundiendo nieve. Una cena rápida y al saco, que mañana nos espera otra dura jornada.... Por cierto, la cabaña está de lujo: tiene literas con colchones, mesas, bancos y sillas.
A las seis de la mañana suena el despertador. Nos asomamos, y lo que vemos nos confirma lo que nos teníamos: está nublado, no ha helado por la noche y por lo tanto habrá que descartar el ascender por la vertiente noreste. De todas formas, no hay mal que por bien no venga; de esta manera, ascenderemos por su vía normal, dejando todo el material innecesario en la cabaña. Todavía nos resentimos del palizón de ayer...

La idea es subir directamente hacia los lagos de Crabioules, y desde aquí enfilar el empinado corredor que da acceso al Collado de Quayrat. A las 06:40 comenzamos la ascensión. De momento no hay dudas, tenemos que retroceder por nuestras huellas de ayer hasta la hondonada por donde en verano cae un arroyo.

Para acceder a la explanada donde se encuentran los lagos es necesario superar un par de resaltes que en verano no plantean apenas dificultad, teniendo que realizar una pequeña trepada para atravesarlos y continuar la ascensión por la pedregosa ladera que bordea el Petit Quayrat. Con nieve, al no poder ver el sendero, y no localizar ningún hito, vamos subiendo por donde mejor podemos.

Primer resalte superado

El refugio va quedando atrás...

Un vistazo al Maupas. El día no está nada seguro...

Superamos la siguiente terraza por un tramo mixto de nieve-hierba que tanto le gustan a Pablo.

Y por fin llegamos a ver nuestro objetivo. La vertiente noreste está barrida por coladas de nieve. Hemos hecho bien en no intentar subir por ahí.

Poco a poco vamos ganando altura. La nieve está muy blanda y nos está costando lo suyo el avanzar.

Viendo el estado de la nieve, optamos por no dirigirnos a los lagos, e ir directamente a la base del corredor. Esta vez sí que acertamos....

Recordamos los momentos vividos hace varios meses en las Agujas del Lezat

Ya tenemos a la vista la entrada del corredor... sólo hace falta llegar a él.

Pablo aprovecha para enseñarme la famosa postura del "perrito" para evitar hundirte hasta la cintura en estos campos de nieve blanda.

Ahí mismo está el corredor...

Y ahí mismo está la cima. Al fondo destacan los Crabioules y el Maupas junto con el Rabadá y Navarro.

Una vez dentro del corredor, vamos ganando altura poco a poco, descansando cuando no podemos más.

El tramo final se pone muy vertical, y en previsión de que se nos caiga encima, decidimos trepar por las rocas de la derecha.

09:40. Llevamos tres horas de agotadora ascensión. Decidimos no perder altura por la vertiente sur del corredor hasta empalmar con la vía normal que sube desde el Refugio de Espingo, y aprovechar la nieve para acceder al cresterío. Por aquí subiremos.

Vamos para arriba...

hasta llegar a la arista rocosa, donde tendremos que bordearla por su vertiente sur (derecha).

Llegaremos a una brecha desde donde contemplaremos en todo su esplendor esta vertiente de la montaña.

Para continuar es preciso destrepar por este empinado corredor de roca-nieve unos 50 metros. ¡Pobres crampones!

De allí arriba hemos bajado.

Y hasta allí arriba debemos de subir.

Menos mal que las vistas nos hacen olvidar el sufrimiento... Macizos del Gourgs Blancs y Spijeoles-Belloc

Y por detrás de Pablo asoman los lacs de Saussat, Espingo y su refugio, y al fondo el de Oô. Choca la falta de nieve que hay en esta vertiente.

Y otro vistazo atrás para admirar una desconocida, pero muy atractiva cima, el Petit Quayrat. Durante el descenso comentamos que si mientras bordeábamos esta cima cualquiera de nosotros llega a proponer su ascensión, el otro hubiese aceptado la idea sin pensarlo. Localizamos una posible vía de ascensión y todo....

Ánimo, que ya se ve la cima al fondo...


Últimos metros... Esto ya se acaba....

Por fin.... Cima del Grand Quayrat Norte. Seguro que somos los primeros que han subido esta temporada hasta aquí.

Mientras Pablo recupera fuerzas, yo me entretengo en fotografiar todo lo que tenemos alrededor:

Crabioules, Maupas, Boum....

Gourdon, Spijeoles, Bellocs y el larguísimo cresterío que llega hasta el Hourgade.

Picos Jean Arlaud, Gourgs Blancs y la cresta hasta el Saint Saud

Tenemos la cima principal aquí mismo...

pero para acceder a ella tendríamos que descender por una helada placa de hielo muy aérea, y sin cuerda para asegurar el tramo, lo descartamos. Son ya las 12:30 y decidimos que bastante hemos hecho ya, que todavía nos quedan 2000 metros de descenso hasta el coche... Comenzamos el descenso. Ahora volamos.....

Se aprecian los lagos de Clarabide y al fondo el agujero donde se encuentra el Valle de Lys.

Volvemos a remontar el corredor herboso....

Echamos un último vistazo a la cima...

y rapidamente bajamos al collado

Volvemos a bordear el Petit Quayrat...

Destrepar los resaltes helados...

hasta ver la cabaña.

Por ahí hemos bajado:

Llegamos a la cabaña, nos cambiamos (bueno, se cambió, que yo no llevé nada de repuesto...) y a las 15:50 abandonamos el refugio para comenzar el larguísimo descenso hasta el coche, a donde llegaremos a las 18:00 horas.

Durante el descenso, a la altura de las Minas de Crabioules nos pilló una tormenta que nos acompañó hasta el fondo del valle, haciendo que llegásemos completamente empapados de agua.Por cierto, Pablo, si piensas que este fin de semana has sufrido, espérate a ver lo que te viene durante los próximos años....