30 de julio de 2011

ARISTA DE SALENQUES

Ascensión realizada en el día junto con Jesus Mari, Joseba y Luis desde el aparcamiento de la Besurta, y descendiendo desde el Pico Margalida al Puente de Coronas.
Fidel nos acompañará hasta la Forca Estasen, ya que aunque él ya tiene escalada esta arista, no estaba seguro de haber ascendido a esta cima. Después continuaría hacia los Russell, siguiendo el recorrido que hicimos Gorka y yo.
La idea original era el realizar sólo la Arista de Salenques, finalizando en la cima del Margalida, descartando el continuar hasta la cima del Aneto a través de la arista Tempestades-Aneto, como hacen muchas otras cordadas. Luis y yo ya teníamos ascendidas el resto de cimas y no queríamos alargar la ya de por sí larga jornada, ya que ello nos hubiese obligado a variar la logística de la ascensión, teniendo que realizar un vivac al comienzo, o en medio de la escalada. Como Jesus Mari y Joseba se apuntaron más tarde a la ascensión, se tuvieron que amoldar a este planteamiento, jeje.
Como mis compañeros ya han realizado una fantástica descripción técnica del recorrido en sus blogs, me limitaré a contar mis impresiones. Utilizaré algunas de sus fotografías.
Tras tomar, una vez más, el primer autobús que sube del Plan del Hospital a la Besurta, comenzamos la ascensión por terreno conocido en dirección al Collado de Salenques. Comprobamos con alivio que nadie de los que ha subido en el autobús toma nuestra dirección, todos se dirigen hacia la Renclusa.
Al llegar a la Colladeta de Barrancs, primera sorpresa: en lugar de contemplar la arista como cuando la vi con Gorka:

... esto es lo que contemplamos:

Las previsiones metereológicas hablaban de ligero viento del norte que nos iba a hacer pasar algo de frío, pero no de esta espesa niebla. Un poco decepcionados, comenzamos el descenso hacia Barrancs.

Afortunadamente, mientras ganamos altura, el cielo empieza a clarear y vemos los primeros rayos de sol. Al fondo, el Collado de Salenques. No nos dirigiremos hacia él, ya que vamos a ascender al primer pico de la jornada, el Forca Estasen, directamente.


Este contraste de nieblas-luces da un bonito juego para la fotografía:

Cuanto más nos aproximamos a la cima, más despejado está el entorno:

Un vistazo a la parte más técnica de la ascensión:

Y otro vistazo atrás, hacia el Ibón de Barrancs y la cresta fronteriza, con el pico Salvaguardia al fondo:

Joseba contempla la cima del Aneto. No, hoy no vamos a subir ahí...

En este tramo de ascensión coincidimos con dos cordadas que nos preceden: una de dos chicos que han debido de vivaquear en las inmediaciones, y otra de dos chicas y un chico catalanes que han dormido en el Ibón de Barrancs. Estos últimos tienes un bonito planteamiento: bajar después de haber realizado el recorrido completo hasta el Aneto, por el Glaciar de Barrancs a recoger sus pertenencias.
Comenzamos la empinada ascensión a la Forca Estasen por terreno descompuesto.

Por ahí arriba debe de estar....

Tras trepar a través de un descompuesto corredor, llegamos a la "forca" que da nombre a esta cima. Ascendemos en primer lugar a la cima situada más al sur.

No hay acuerdo en cual de las dos cimas es la más alta, por lo que subiremos a la otra también, por si acaso... Un vistazo a la primera punta ascendida, desde la cual están descendiendo la cordada catalana.

En la cima de esta, que sí que parece algo más alta, los catalanes nos sacarán la foto oficial:

Nos despedimos de Fidel, aunque mantendremos contacto vía talkie y visual de vez en cuando con él.
Mientras almorzábamos y nos poníamos los trastos, las otras dos cordadas se han adelantado. No hay prisa, el día parece estable. Comenzamos la aproximación hacia la parte técnica de la ascensión; hay ganas de ver lo que tantas y tantas veces nos ha hecho dar vueltas en la cama por las noches.

Durante este tramo, hay que andar con cuidado, en muchos tramos la roca está muy descompuesta y las trepadas-destrepes, son continuos.

Poco a poco vamos pillando a las cordadas que nos preceden.

Llegamos a la base del llamado "Gendarme Fisurado". Mientras esperamos, contemplamos como las dos cordadas lo van superando, cada una utilizando un diferente itinerario. El grupo catalán no puede esperar y adelantan a la otra cordada en pleno gendarme.

Es mi turno.

Comienzo por el filo del gendarme, y lo voy atravesando en diagonal, pero cometo un error: en lugar de continuar hacia la derecha para penetrar en un corredor que nos llevaría hasta la siguiente reunión, gano demasiada altura, lo que me obliga a realizar una travesía que me deja a unos tres metros por encima de la reunión, teniendo que realizar un delicado destrepe para llegar a la brecha donde está situada la denominada "Pajarita". Ya no se ve a los catalanes. Los dos chicos se encuentran en este momento superando el segundo largo de la Torre de Salenques. Monto reunión y una vez que Luis llega a donde mí, observamos como superan el tramo más comprometido de la ascensión a este pico.
Hay que subir en bavaresa por esa evidente fisura para atravesar la "Pajarita"

Justo encima hay colocada una gran cinta alrededor de lo que sería el cuello de la "Pajarita". Se avanza hacia la derecha hasta localizar un clavo. El siguiente está situado a un par de metros por encima. Hay pocas presas para las manos, unas pequeñas pinzas. Los pies se superan en adherencia. Hago un primer intento de superar el paso, pero me echa para atrás. Respiro hondo, y ya con más calma, vuelvo a intentarlo. Jesus Mari y Joseba capturan mi secuencia:




Coloco el pie en la repisa en la cual está el primer clavo. He subido casi haciendo equilibrio y aguantando la respiración, jeje. La verdad, este es el paso más complicado e impresionante de toda la carrera tresmilista, incluso la Cresta de Costerillou parece un paseo... Todavía con la impresión del paso, tras meter el siguiente express al clavo superior, me agarro a él (acero, lo paso en A0, o como lo queráis llamar...) para superarlo.
La continuación es ya sencilla a través de una repisa, hasta llegar a la siguiente reunión, situada en la brecha entre la Torre de Salenques y la base del Primer Resalte de Salenques.

Las otras dos cordadas no pierden el tiempo subiendo a la Torre y continúan la escalada en dirección al Primer Resalte. Este tramo, aunque más sencillo técnicamente, impresiona también. Se realiza en dos largos, con una amplia repisa donde montar reunión en la mitad.

Visto desde la Torre:

Pero nosotros sí que queremos subir a la Torre. Luis ya ha llegado a la reunión, y Jesus Mari ha superado el tramo más difícil...

Subo para arriba. (no voy a subir para abajo.....)

Joseba asoma también la cabeza:

Se gana altura a través de una chimenea-fractura de la gran roca que forma el gendarme. Justo bajo la cima hay una cómoda plataforma en donde montaremos reunión. Una vez que estamos los cuatro arriba, aquello parece el camarote de los Hermanos Marx:

En la cima no hay espacio para todos, por lo que iremos subiendo uno a uno. ¡Sólo me quedan tres!

Nos ha costado tanto llegar hasta aquí, que disfrutamos del momento. Permanecemos un buen rato en la plataforma. Un vistazo a la "Pajarita" (se aprecia la cinta del cuello)

El descenso desde la cima lo haremos rapelando. Hay dos buenas instalaciones con cintas y maillón: una desde la misma cima, y otra, desde la plataforma. Utilizaremos esta segunda.

Una vez los cuatro abajo, seguimos la escalada. La idea era hacer el primer largo y continuar hasta la cima por la "vía normal", o sea, atravesar el flanqueo aéreo que a todos nos ha impresionado en el libro de Capdevila, pero como las dos cordadas anteriores han realizado el segundo largo directo, atravesando una placa lisa catalogada de Vº, me animo a intentarlo. Además, observamos como en el paso clave hay colocada una cuerda fija que seguro que ayuda algo, jeje.
Comienzo. Hay un par de clavos en este tramo.


En cuanto Luis llega a la reunión, continuamos la ascensión. Los dos primeros metros son extraplomados y es necesario tirar de brazos. Hay buenas presas de mano. En la foto se aprecia el cordino fijo.


Enseguida se llega a la cima. Desde esta, y mientras aseguro a Luis, oigo gritar a Jesus Mari y Joseba: dicen algo de quitar una cuerda. Pienso que le están diciendo a Luis que no quite una gran cinta que coloqué de seguro rodeando un bloque, pero lo que realmente le están diciendo es que se ha llevado el cordino fijo. Este estaba atado a un mosquetón, y Luis, sin darse cuenta y creyendo que estaba recuperando el material dejado por mí, se lo llevó.Así de "limpio" se volvió a quedar este tramo:

El pobre Jesus Mari va a tener que sufrir un poco más que yo en el largo, jeje.
Foto de cima, sólo me quedan dos:


Utilizamos un rápel para descender de la cima.


La siguiente cima se encuentra justo encima nuestro, pero afortunadamente, no hay que subir por aquí, si no que hay que ganar altura para volver a la arista. A partir de aquí guardaremos la cuerda, ya no la vamos a utilizar más.

Vamos poco a poco atravesando este laberinto de roca, buscando la manera más sencilla de continuar.

Última dificultad antes de llegar a la cima:

Aquí mismo está, pero se encuentra separada de nosotros por una pequeña brecha complicada de atravesar. Lo más sencillo es bordearla por la vertiente de Barrancs y subir al "monolito" casi en adherencia.

Segundo Resalte de Salenques. Sólo me queda el Montcalm.


La continuación es bastante caótica ...



... hasta que podemos atravesar a la vertiente de Salenques, donde unas terrazas herbosas...


... y un empinado corredor nos depositarán en la cima del Margalida.

No puedo evitar emocionarme; ha sido una jornada montañera intensa y veo que por fin, ya no hay ningún impedimento para que se cumpla el sueño. Sólo queda elegir la fecha...