6 de agosto de 2015

ARISTA DE LLOSÁS

Escalada del tramo comprendido entre el Collado Inferior y el Superior de Llosás, ascendiendo a la Aguja de Argarot Sur, Aguja de Argarot, Aguja Tchihatcheff y Aguja Franqueville en compañía de Jon y durmiendo en la cima de la primera de las agujas.
Ya había ascendido anteriormente a estas cimas en compañía de Joseba, Fidel y Luís, pero el mal tiempo nos hizo abandonar antes de llegar al Collado Superior de Llosás. A ver si esta vez conseguíamos llegar hasta la cima del Aneto...
Después de tomar en Senarta el Autobús de las Nubes, para las 16:00 horas comenzamos a andar desde el Refugio de Pescadores. El buen tiempo está asegurado durante los dos días y hay un buen ambiente en los alrededores del refugio.

Poco a poco -no hay prisa y sí mucho peso en nuestras espaldas- vamos subiendo hacia los Ibones de Coronas.

Para las 18:30 horas llegamos al primer Ibón de Coronas. Descansamos un buen rato hablando con unos montañeros valencianos que mañana ascenderán al Aneto. La idea es vivaquear en la cima del Argarot Sur, desde donde mañana comenzaremos la travesía.
La iso 0 está muy alta, por lo que no está previsto que pasemos mucho frío por la noche.
Un vistazo desde el ibón al descompuesto corredor que sube hasta el Collado Inferior de Llosás, por el que subiremos dentro de un rato y a las dos primeras cumbres de la arista:

Para las 19:45 comenzamos a subir:

No hace falta llegar hasta el mismo collado. Un poco antes, pero más alto que la vez anterior, vamos tomando una serie de corredores que van recorriendo la arista SO.

Un poco antes de las 21:00 llegamos a la Aguja Argarot Sur.

Preparamos nuestras "habitaciones"...

y colgamos todo el material, no vaya a ser que perdamos algo...

Menudas vistas que tiene nuestro hotelito:

Me quedo dormido viendo el Collado de Cregüeña, y el Perdiguero al fondo.

Para las 06:00 ya estamos despiertos. La Brecha de Tempestades resalta al fondo:

Nos colocamos todos los cacharros...

y echamos un vistazo a lo que nos espera. Las tres primeras agujas estan aquí mismo, pero el Aneto queda tan lejos...

En unos pocos minutos llegamos a la primera cima del día, la Aguja Argarot. No hay foto de cima...
Destrepamos hasta la brecha que la separa de la siguiente aguja.


No vamos a escalar este difícil tramo...

y tomaremos la variante habitual: descender por la vertiente de Coronas unos cuantos metros por un terreno completamente roto (la verdad, es que no recordaba que estuviese tan peligroso la anterior vez que pasamos por aquí):

Después utilizaremos un sistemas de repisas y empinados resaltes hasta llegar al pie de una preciosa placa de granito de unos 15 metros surcada por fisuras. Es un tramo precioso:

Vista desde arriba:

Una vez superada, llegaremos a una repisa y tras atravesar y remontar una estrecha chimenea....


llegaremos a la cima de la Aguja Tchihatcheff (09:15):

Una breve parada y enfilamos hacia el peliagudo rápel. Sólo llevamos una cuerda de 60 metros, por lo que tendremos que utilizar el rápel fraccionado en uno de 15 m y otro de 25 que utiliza el canal situado a la derecha (mirando hacia la brecha) del principal.

La cuerda se ata a las mismas cintas situadas junto a la cima. Primer rápel.

Se llega a la reunión en una estrechísima repisa. Continuación del rápel:

Una vez en la brecha, volvemos a evitar la arista por la vertiente de Coronas y volvemos a utilizar otro sistema de canales que nos llevan hasta la cima:

11:55 Aguja Franqueville


Vamos a un ritmo muy lento. He preferido subir montando reuniones en lugar de trepar en ensamble, por lo que descartamos llegar hasta la cima del Aneto. Nos conformaremos con llegar hasta el Collado Superior de Llosás.
Un vistazo a lo que nos queda:

Es un tramo disfrutón en el que constantemente vas por el filo del cresterío:



Una mirada al tramo recorrido:

Atravesaremos un par de destrepes delicados y llegaremos a un último rápel de unos 20 metros que nos deposita junto a la Brecha Superior de Llosás.
Tramo superior de la Arista de Llosás:

Última pose:

Ya sólo nos quedará bajar de nuevo hasta el refugio de Coronas teniendo que atravesar el inmenso pedregal que hay hasta llegar a los Ibones de Llosás. Llegaremos justo a tiempo de coger el último bus... Habrá que volver para continuar con lo dejado...