BALAITOUS POR LA ARISTA DE COSTERILLOU (18-08-2010)

Ascensión al Pico de Balaitous a través de la arista de Costerillou partiendo desde el Embalse de la Sarra y después de ascender a las cimas de la Aguja d´Ussell, Torre de Costerillou y Balaitous, descender de nuevo al embalse a través de la Gran Diagonal y los Ibones de Arriel. En total, 14 horas seguidas de actividad.

Como se suele decir, a la tercera va la vencida: ya había habido dos intentos anteriores, uno hace ocho años con Josu, donde no pasamos de la Aguja d´Ussell,


y otra hace un par de meses con Luis y Aleix, donde la nieve que cayó por sorpresa no nos dejó ni intentarlo después de haber pasado la noche en Respomuso.


Es precisamente con este último, Aleix, con el que voy a realizar la ascensión.
Iba a realizar un gran reportaje fotográfico intentando describir perfectamente el recorrido seguido, pero en el tramo entre la Aguja d´Ussell y la Torre de Costerillou, la cámara pequeña se me cayó al suelo y dejó de funcionar, por lo que apenas hay fotos del recorrido completo.

A las 04:25 horas comenzamos a andar, después de haber dormido en el suelo, bajo el techo del asador La Sarra, y a las 06:30 llegamos al Refugio de Respomuso, donde la gente se está preparando para comenzar sus ascensiones. Cogemos agua, y continuamos la ascensión remontando el Barranco de Respomuso. Aunque todavía es de noche, el cielo se aprecia nublado. Mal síntoma.
Al amanecer, contemplamos lo que nos temíamos, las cimas están cubiertas por nubes. En esta fotografía deberíamos de estar viendo nuestro itinerario completo hasta el Balaitous:


La Cresta del Diablo da hasta miedo...


Llegamos hasta la altura de la base de la Brecha Latour.


y desde aquí realizaremos un flanqueo para dirigirnos hacia el marcado corredor situado entre el Pico Central de Costerillou y la Aguja d´Ussell, que a duras penas se distingue en la fotografía.


El panorama detrás nuestro está igual.


Hacia allí debemos de dirigirnos.Menos mal que me acuerdo perfectamente del recorrido, que si no...


Son las 08:30 horas cuando llegamos a la base del corredor, y tras reponer fuerzas, nos equipamos completamente (así de paso, quitamos peso de la espalda). Me calzo los primeros pies de gato que tuve, unos Boreal Fire que tenían guardados en el trastero y que tienen casi 30 años. Me ha hecho ilusión usar estos, y no otros más modernos que son los que utilizo habitualmente; el escenario se lo merece. Además, son muy cómodos, y después de tantas horas de estar con ellos, los pies lo agradecerán.
A las 08:45 comenzamos a andar. Atravesamos la repisa de roca de color marrón


y continuamos ganando altura, con tendencia constante a dirigirnos hacia la derecha...


Comenzamos a separarnos del suelo.


Llegamos al pronunciado corredor que sube hasta la Brecha de Costerillou, aunque en realidad, no hace falta penetrar en su interior para ir ganando altura.


Aunque la verticalidad impresiona, se asciende fácil; la dificultad apenas rebasa el PD.


Aunque la anterior vez que subimos por aquí sí que lo hicimos, tampoco hace falta subir hasta la misma brecha. En cuanto se puede, nos dirigimos directamente hacia la cima de la Aguja d´Ussell. La dificultad es la misma.

Últimos metros...


Las nubes nos dan tregua, y podemos contemplar a lo lejos nuestro objetivo, la cima del Balaitous.

09:26  Aguja d´Ussell


La Torre de Costerillou está por allí, escondida.


Por la vertiente francesa parece que hace mejor tiempo. Por lo menos, no pega el viento.


Bueno, ¡vamos a por el más pico más difícil de la lista!. Iremos marchando en ensamble, hasta que la peligrosidad del lugar nos obligue a montar reunión fija. Vamos siguiendo una reseña que nos realizó Francisco Termenón, donde describe perfectamente el recorrido a seguir (otra cosa es, como más tarde comprobaremos, que nosotros lo sepamos interpretar).
Perdemos altura desde la misma cima siguiendo la arista por un sencillo tramo.


La siguiente referencia habla de atravesar el túnel que se encuentra a los pies de Aleix, y que se encuentra enseguida según descendemos desde la cima.

A través de ella accedemos a la vertiente española y continuamos por ella a través de unas amplias repisas...


hasta descender a una pequeña brecha.


Desde la brecha hay que seguir perdiendo altura por unos marcados zig-zags situados en la vertiente francesa hasta llegar a una amplia repisa por la cual se avanza sin apenas ganar altura.


En este punto, dudamos de que estemos siguiendo el recorrido propuesto. Deberíamos haber pasado por la siguiente referencia, una especie de horquilla formada por una pequeña aguja, y no la hemos visto. Como nos estamos dirigiendo hacia la siguiente referencia, tampoco le damos importancia.
Viendo ahora las fotografías en casa, compruebo como la horquilla estaba unos cuantos metros por encima nuestro.


Además, no somos los primeros que han pasado por aquí:


El ambiente es espectacular.


Continuamos atravesando la repisa...


hasta que continuar por esta es imposible, y comenzamos a ganar altura en dirección a la brecha situada en la base del resalte denominado "Arc Boutant".


Montamos reunión para superar un corto tramo extraplomado y es en este momento cuando se me cae la cámara desde una altura de tres metros. La pudimos recuperar, pero dejó de funcionar.
Intentaré explicar lo mejor que pueda lo que viene a continuación, aunque no haya un soporte fotográfico que haga más amena la descripción.

De la brecha anteriormente citada, destrepamos una placa lisa bordeando el Arc Boutant, y aquí nos volvemos a confundir de itinerario.
Llegamos a otra placa lisa y empinada con dos clavos y varias cintas clavadas en el suelo, y según la reseña,deberíamos de ganar altura por una canal en dirección a la brecha situada en la base de la Torre de Costerillou. Desde el lugar en donde nos encontramos, sí que vemos una empinada canal que gana altura, pero se encuentra situada a algo más de diez metros por debajo nuestro. Tras intentar acceder a ella por una pequeña repisa sin apenas perder altura, el sentido común nos hace utilizar los clavos para rapelar por ellos y acceder de esta manera a otra repisa más amplia, la cual seguiremos hasta llegar a una estrecha y empinada chimenea situada entre la pared y una gran piedra a través de la cual penetraremos en la canal. Vemos algún que otro clavo reciente en este tramo.
"Una vez en casa y tras analizarlo, me doy cuenta de que tras destrepar la placa anterior, y a pesar de que llegamos a la canal a través de la cual accederíamos a la brecha entre el Arc Boutant y la Torre, incomprensiblemente, atravesamos esta canal y continuamos descendiendo hasta llegar a la placa con los dos clavos."
Comenzamos a ganar altura pensando que estamos ascendiendo siguiendo el recorrido original. Según la reseña, la dificultad de este tramo no supera el III-, pero aquí hay tramos en los cuales este grado se queda corto, haciendo que tengamos que montar también unas precarias reuniones. Por fin, llego a la brecha. En esta, supuestamente en la base de la Torre, se deberían de encontrar varios clavos y un tramo extraplomado. Pues bien, no hay ni lo uno ni lo otro. Algo no cuadra. Tras mirar hacia arriba a derecha y a izquierda, enseguida caigo en la cuenta de donde nos encontramos, en la brecha Norte de la Torre , la situada entre el Balaitous y la Torre de Costerillou, justo en el lugar a donde se rapela desde esta cima.
¡La hemos bordeado completamente!
En esta foto he señalado en rojo nuestro recorrido, y en verde el recorrido original. Debido a lo estrambótico y absurdo de la ascensión, la denominaré "Variante Bartolín".


Menos mal, que recordaba que el forero Jesule, de Pirineos 3000, ascendió desde aquí a la cima en solitario, tras haber descendido desde el Balaitous. Más tarde, en casa, he visto que Hipólito Maeso también subió por aquí durante su peregrinaje -como él lo llamo- por todos los tresmiles del Pirineo. Se trata de la vía Ollivier, FTer dixit. En la web, Jesule describe perfectamente los pasos a realizar:
- Desde la brecha ganar altura a través de una repisa inclinada hasta llegar a otra amplia repisa horizontal situada en la vertiente norte de la cima, y justo con el Glaciar de las Neous a nuestros pies. Aquí montaré reunión. Hemos dejado las mochilas en la brecha para poder subir más cómodos.
- Tenemos por encima nuestro el paso clave: hay que subir a una pequeña repisa cómoda justo encima de la reunión. Desde aquí, estirando el brazo izquierdo, puedo colocar una cinta express en un clavo torcido -que da pena verlo, dijo Hipólito- situado en el diedro por el cual hay que ganar altura. El paso tira para atrás y no hay nada en donde agarrarse con la mano derecha, sólo se puede subir en bavaresa. Dejo el pie derecho en la citada repisa y el izquierdo apoyado un poco por debajo del clavo. Dejando de lado la ética alpinista, me agarro al express y subo hasta colocar el pie derecho en una pequeña grieta y después el izquierdo encima del clavo, para meter a continuación un camalot en una fisura situada en la pared derecha del diedro. El paso está catalogado como de IV (con la trampa que he hecho, he rebajado algo el grado), pero es impresionante: una caída y te quedas colgando en el aire a varios cientos de metros sobre el Glaciar de las Neous. Se continua subiendo por el diedro, que pierde verticalidad y la dificultad, hasta remontar los últimos metros, ya sencillos, exceptuando un pequeño paso antes de la cima, a donde llegaremos alrededor de las 13:30 horas. En este tramo, aprovechando que estoy solo, no puedo evitar que se me escape alguna lágrima de emoción. El fuerte abrazo que nos damos en la cima justifican todos los apuros sufridos. No hay foto de cima. Como dice Fidel, espero que Miss Hawley valide la ascensión...
Pero todavía no hemos acabado. Aún hay que rapelar hasta la brecha y tal como nos dijeron una pareja de montañeros que habían escalado ayer esta arista, y con los cuales coincidimos en la subida a la Brecha Latour, a ellos se les había atascado la cuerda al empotrarse en una fisura que hay junto a las cintas desde las cuales se rapela.  Hay que tener cuidado y colocar la cuerda de tal forma que no entre en ella.
Bajo hasta las mochilas y caigo en la cuenta de que el teléfono móvil tiene cámara de fotos. Lo saco y aprovecho a sacarle a Aleix en el extraplomado rápel. ¡Me podía haber acordado antes de subir!


Nos volvemos a colocar las mochilas y continuamos la ascensión. Tenemos que ganar altura por el mismo filo de la arista. Para mí, este fue el tramo más bonito de toda la ascensión. La dificultad no sobrepasa el III, y, aunque en algún tramo el vacío hacia la vertiente francesa es impresionante, es lo suficientemente sencillo como para ir disfrutando constantemente.
De esta manera llegaremos a la zona horizontal de la antecima, en donde finalizan las dificultades. Ya sólo queda andar para acceder a la cima del Balaitous.

14:30 Pico de Balaitous Una cuadrilla de catalanes que se encontraba en la cima nos saca la foto-finish.


Es la segunda vez que estoy en esta cima y de las dos guardaré un recuerdo imborrable. La primera, hace veinte años, abriendo huella desde la ermita de la virgen de las nieves (todavía no estaba hecho el refugio actual) en compañía de un colega que se quedó para siempre en las cimas, y la otra esta, después de haber realizado esta mítica arista.
Nos quitamos todos los hierros, y tras descansar un rato, comenzaremos el larguísimo descenso a través de la Gran Diagonal y los Ibones de Arriel hasta llegar de nuevo a la Sarra a las 18:30 horas. Estamos reventados: el descenso por las constantes pedreras nos ha destrozado las plantas de los pies. Juro no subir ni bajar nunca más por este recorrido (a la Gran Diagonal me refiero).

Ya sólo me queda la recta final para tachar toda la lista: la Arista de Salenques y la ascensión familiar al Montcalm, aunque no se que me da que el brindis en la cima de esta última montaña habrá que dejarlo para el año que viene...

17 comentarios:

  1. Aupa pareja,

    Bonito bonito, a las 22h lo leere con mayor atención.

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Zorionak Mattin, me dejáis con la boca abierta con estas actividades. Zorionak, de verdad.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, pareja, un saludo para los dos y enhorabuena por la retorcida ascensión.

    Me voy a dedicar a la cria del mojojón bivalvo visto el éxito que tengo como escritor de reseñas. Jo, jo, todavía os falta seguir las indicaciones de la Salenques. Qué no os pase nada...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Aupa Mattin.Habiendo camino normal al Balaitus,tienes que subir por lo más dificil.Enhorabuena por la actividad y diremos como decimos aquí,YA FALTA MENOS nosotros para San Fermín y tú para completar los tres miles.Que sigas disfrutando.Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla de recorrido, muchas felicidades

    ResponderEliminar
  6. Mattin, espero que todo vaya bien y puedas hacer esa ascensión familiar este mismo año, sino, no pasa nada. El caso es disfrutarlo con toda la famili.

    ResponderEliminar
  7. Vaya nivelazo en algún momento habrás tenido la garganta seca y espero que no ese sudor frío que recorre parte del cuerpo debio a la tensión.
    Felicidades y que más da que no termines este año así degustamos, yo el primero, de buenos reportajes.

    1saludo,

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos.
    Patxi, menos mal que trabajo rodeado de vizcainos, y se lo que son los mojojones o los magurios...
    Y no te preocupes por la reseña, llevaré la de Capdevila por si acaso, jeje.
    Larra, te digo sinceramente que no tengo ninguna prisa. Eso sí, jubílate cuanto antes, por lo que ya sabes, jajaja.

    ResponderEliminar
  9. Aupa,

    He preferido esperar a hoy para leerlo con calma
    y ha merecido la pena.

    Bravísimo paraja!!!

    Mattin, tras navegar sobre todos los tresmiles, no te has pensado hacerte escritor de novelas de... intriga? un poco más y os hacéis una circular a la Torre. Eso sí que es darle emoción


    Salu2

    ResponderEliminar
  10. Muy buena reseña. Fue un placer ser tu segundo!
    Y doy fe de que estuviste en la cima de la torre de Costérillou, aunque no haya fotos...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Joseba, muchas de mis novelas serían de terror, jeje.

    Aleix, el placer fue también mío Hiciste bien tu trabajo, y eso que no las tenías todas contigo al ver tanta nube...

    Una abraçada

    ResponderEliminar
  12. un saludo, mucha suerte ,prudencia ,paciencia y calma para los ultimos que te quedan .
    disfrutaras el ultimo como si fuera el primero
    abrazos mil

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena a los 2!!
    Esta claro que no os conformais con hacer la arista como el resto de los mortales y mejor os dais una vuelta de 270 grados alrededor de la torre para ponerle la guinda, jaja
    Que lastima lo de la cámara, habría estado bien ver esos pasajes tan aéreos que tuvisteis que superar.

    Ya no queda nada...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Gracias Ale y Lolo, yo creo que sí que derramaré lágrimas de felicidad en la última cima...

    Luis, que no era tan duro, jeje. Cuando estés listo, te llevo por el mismo sitio para que lo compruebes...

    ResponderEliminar
  15. Enhorabuena Mattin, ya te has quitado uno de los difíciles que te faltaban. Ya solo restan esos cuchillares de la Salenques tan famosos y temidos al mismo tiempo. El Montcalm será un paseo con la botella de cava.

    Gran ascensión, qué envidia!!

    Un saludo.
    Mava (micky).

    ResponderEliminar
  16. Muy bonito, tus pies quedarían rotos me imagino después de ver esos empedrados...ya queda muy poquito para conseguir tu reto!!!un saludo desde aquí (Bermeo). Un saludo y ahora a descansar hasta el buen tiempo

    ResponderEliminar
  17. Eskerrik asko,Ibón.

    A ver si el año que viene hay suerte... pero ya no me vas a poder felicitar en persona.

    ResponderEliminar