28 de diciembre de 2010

CARA NORTE DEL ACHERITO

Ascensión invernal a la poco conocida cara norte del pico de Acherito junto con Pablo desde el Refugio de Linza.
A las siete y media de la mañana salimos del Refugio de Linza, donde hemos pasado la noche, y avanzamos por el Barranco de Petrechema siguiendo las pistas de esquí de fondo. Al dejar estas, seguimos ascendiendo en dirección al Puerto de Ansó.
Un poco más arriba de las Foyas del Ingeniero, ha amanecido lo suficiente como para andar sin frontales.

La nieve está bien dura y nos obliga a subir con los crampones puestos.


El Txamantxoia nos ha ido observando desde el inicio de la ascensión.

A lo lejos vemos nuestro objetivo, el Acherito.

Un poco más adelante tendremos a la vista el Sobarcal y el pequeño collado (Portillo de Sobarcal) que se encuentra a su derecha, hacia donde debemos de dirigirnos, dejando a la izquierda el Collado de Ansó.


Desde este collado tenemos unas bonitas vistas del Petrechema y de las Agujas de Ansabère.

También contemplaremos por primera vez la cara norte del Acherito.


He marcado el recorrido seguido:

Tras reponer fuerzas y equiparnos, nos dirigimos hacia su base. Desconocíamos el estado en que se encontraría la pared, por lo que trajimos material de aseguramiento de sobra (clavos de hielo, estaca, etc), pero finalmente subimos sin sacar la cuerda, el estado de la nieve era fenomenal.

Dejamos atrás el Sobarcal y las Agujas de Ansabère.

Vamos remontando la empinada pendiente hasta el visible corredor situado a la izquierda de la pared.

Aquí mismo tenemos la pared. Presenta una pendiente media de 45 grados, con algún tramo puntual de 60.
Sin perder tiempo, comenzamos la ascensión.

La vía apenas tiene algo más de cien metros de desnivel, por lo que enseguida vemos las cornisas cimeras.

Como ya he dicho antes, la nieve estaba fenomenal y Pablo subirá aprovechando mis huellas.


Las vistas durante la ascensión son un lujo:

Últimos metros. La nieve estaba aquí más dura.

Llegamos al sol...

Un vistazo a la vía ascendida:

Cima. Nos ha costado cinco horas llegar hasta aquí.


Tras un ligero almuerzo, comenzaremos el descenso, utilizando esta vez la vía normal que a través de la Plana de Diego y el Paso del Caballo nos llevará de nuevo a Linza. Durante el descenso, iremos echando un vistazo a quizás, otros futuros proyectos...

9 de octubre de 2010

ARISTA SUR DEL PÈNE SARRIÈRE

Escalada de la Arista Sur del Péne Sarrière desde la estacion de esquí de Gourette en compañía del equipo de escalada del Fortuna Kirol Elkartea.
Quizás esta sea la última escalada en roca que vamos a poder hacer este final de temporada, la Arista Sur del Pène Sarrière, situada justo encima de la estación de esquí de Gourette, en el Pirineo francés. La primera vez que vi esta arista fue hace más de treinta años en aquel gran libro que nos hizo soñar, que fue LOS PIRINEOS de Patrice de Bellefon. Ya allí hablaba de lo fina e impresionante que era. La verdad es que hasta ahora, nunca había tenido la oportunidad de ir a recorrerla. Esta surgió este sábado, cuando fui invitado a recorrerla en compañía de un grupo de jóvenes de 16 años, todos ellos escaladores habituales de rocódromo, aunque con poca experiencia en roca. Incluiré, además de fotos mías, las que sacó Ana.

A las siete de la mañana salimos de Donostia y durante el recorrido vemos un preciosos amanecer desde la autopista A-64, La Pyrénéenne.
Para las diez, una vez en Gourette, comenzamos a prepararnos.

Desde aquí, detrás de la maraña de remontes, podemos ver ya nuestro objetivo: la cima del Pène Sarrière.

Comenzamos la ascensión las nueve personas, y la perra Sua.

Vamos ganando altura a través de las pistas de esquí de la estación. Por ahí tendremos que bajar luego...

Hasta aquella brecha vamos a tener que dirigirnos, bordeando la vertiente oeste de la montaña, donde ya comienza a asomar la arista sur.

Desde esta vertiente, la cima no tiene nada que ver con la silueta que hemos visto hasta ahora. Los chavales se acercan para "medirse" con la pared.

El pueblo va quedando abajo.

Desde aquí ya podemos observar en su totalidad el recorrido que vamos a realizar:

La verdad es que, cuanto más nos acercamos, más afilada se ve la arista...

Últimos metros de ascensión para ganar la brecha:

Una vez en ella, y tras picar algo, comenzamos a equiparnos. Aitor, el más joven del grupo, con 13 años, se muestra receloso. Aunque supera el 6º grado escalando en rocódromo, es la primera vez que va a escalar en roca, y la verdad, el vacio le impresiona más de lo que sería deseable...

Nos vamos acercando a la primera reunión:

La idea era que un monitor llevase a dos chavales, y el otro tres. Ana y yo iríamos en medio de las otras dos cordadas sacando fotos.

Pero a última hora, Aitor decide, muy a su pesar, que no puede continuar, el vacío le supera. Xabi descenderá con él, y nos tendremos que reorganizar: yo subiré en primer lugar con Anartz y Ana, y Asier lo hará con Aitzol, Mikel y Patxi. Comenzamos la escalada por el agudo filo:

Mis compañeros se van quedando abajo...

Hay que hacer auténticos equilibrios para ponerse de pie. Al llegar a este punto, es cuando se ve realmente el tramo más aéreo de la ascensión: una arista horizontal que los menos decididos recorreremos a caballo.

Comienza Anartz.

Supera bastante rápido este tramo. Desde aquí les oigo reirse a sus colegas; ya veremos cuando ellos vean lo que tienen por delante.

Cabalgando...

Le sigue Ana. Ánimo, que sólo hay que subir por este cuchillo, atravesar el paso horizontal y llegar a la reunión ...

Pero parece que el paso se le atraganta...

Menos mal que Asier viene en su ayuda...

y le "obliga" a continuar...

Tras el paso horizontal, el vacío deja de estar tan presente, y comienzo la ascensión del primer gendarme. La vía está perfectamente equipada. Aunque llevamos material de sobra, se podría haber realizado sólo con expreses.

Estos que no quieren perder detalle de la ascensión...

Nosotros tres ya hemos llegado al primer gendarme.

Y estos ahora ya no se ríen tanto...

Ahora debemos de dirigirnos hacia el segundo gendarme. Impresionante.

Hay que perder algo de altura ayudándose de una cuerda fija situada en el tramo más vertical. Un vistazo atrás a mis compañeros, que se encuentran en el primer gendarme:

Le llega el turno a Anartz. Monté reunión en un lugar equivocado, pensando que la cuerda no iba a llegar a la siguiente. Habría que continuar por una acrobática repisa que se encuentra a la izquierda, para penetrar en el evidente corredor, y un poco por encima está situada la siguiente reunión.

Anartz está destrepando por la cuerda fija:

Y Ana supera ya los últimos metros de este gendarme.

Ya tenemos a la vista la cima. Hay que perder altura hasta llegar a la base de la última trepada.

Segundo gendarme:


Comienzan el descenso. Tú me sacas una foto....

Pues yo te saco otra...

Por aquí hemos bajado. Asoma la segunda cordada...

Y afrontamos ya la última ascensión, la más difícil tecnicamente.

Comienzo....


Y en un pis-pas llego a la cima.
Comienza Anartz...

y en otro pis-pas hace cumbre.

Los demás han llegado todos al segundo gendarme...

y comienzan su descenso.

Un vistazo al pueblo:

Ana llega también a la cima.

Y poco a poco los demás van llegando también...


Se les ve contentos.

Fotos de cima



Un último vistazo a lo realizado:

Ya sólo queda descender hasta la estación de esquí...


por algunos tramos que daban más miedo -debido a lo resbaladizo del terreno- que a la escalada en sí.