Aguja SW Russell (26-07-09)

Después de la paliza del día anterior, hoy no estábamos para muchas historias.
Yo tenía las plantas de los pies destrozadas, y me dolían al andar.
El plan inicial, que era el ascender a todas las cimas de los Russells, ya veíamos que era inviable, pero tampoco nos íbamos a quedar sin hacer nada, por lo que decidimos ascender a la Aguja SW de los Russell, más que nada por que es la que más a desmano queda en caso de querer ascender otra vez al resto de los picos del macizo.
Ascensión realizada junto con Fidel y Pablo
Le he tomado prestadas algunas fotos a Fidel

Croquis del recorrido

A las 06:30 comenzamos la ascensión después de haber dormido debajo de un pino en los alrededores del Refugio de Vallibierna, que se encontraba lleno de gente.
El Vallibierna comienza a iluminarse

Durante estos primeros kms el sendero está balizado. Estamos siguiendo la GR-11
que se dirige hacia el Collado de Vallibierna.
El macizo del Posets-Bardamina comienza a iluminarse también

Desde el mismo lugar contemplamos por primera vez el macizo de los Russells, aunque la verdad es que desconocemos cual puede ser la Aguja SW. No vemos resaltar ninguna.

Llegamos a la Pleta de Llosas, con sus turberas inundadas y sus bonitos meandros.
Enfrente tenemos nuestro objetivo
Abandonamos la GR-11 y tomamos el señalizado sendero que nos lleva a los ibones de Llosás
Vamos ganándole altura al Vallibierna-Tuca de Culebras, y su Paso del Caballo

A las 08:20 llegamos al primer Ibón de Coronas.
La verdad es que hoy no vamos a batir ningún record de tiempo...
La arista de Llosás se refleja en él.

Para acceder al ibón superior de Llosás penetramos en lo que va a ser la tónica de la jornada: unos inmensos pedregales en los cuales intentábamos seguir los hitos, aunque la verdad es que es una zona tan amplia y con tan poca dificultad, que puedes ir por donde quieras.
Eso sí, de bloque en bloque

Dejamos atraś el ibón superior

En un momento dado, dejamos de ver hitos y decidimos subir a salto de mata.
No hay pérdida, tenemos el macizo enfrente

Para salvar los resaltes que tenemos por encima, intentaremos subir todo lo que
podamos por la hierba, lo cual nos hace descansar las piernas

Parece que estamos a la altura del Vallibierna

Por primera vez vemos como la Aguja SW está individualizada de la arista, y la tomamos como referencia para avanzar a través del caos de bloques que nos espera a partir de aquí

Cualquier excusa era buena para pararnos a descansar...

Vaya, ya la hemos vuelto a perder otra vez. Está ahí, ¿pero donde?

Yo no recuerdo un mar de bloques como el de aquí...

Esta no puede ser.... aquella tampoco.... pues tiene que ser esa....

Tenemos un momento de duda.... ¿A ver si el itinerario va a subir por ese nevero?
¡No hemos traído crampones!

Pero no. Afortunadamente, no es por ahí.
Ánimo Fidel, que ya estamos en la base de la aguja

Este es el descompuesto corredor que nos llevará a la brecha

Pero descompuesto, descompuesto.
A mitad del corredor un gran bloque obliga a realizar una sencilla trepada para evitarlo


Desde la brecha hay unas excelentes vistas a los grandes de la zona

También miro al corredor oriental, otra posible variante de subida. Tras hablar más tarde con otro montañero que subió por ahí, nos dijo que debe de haber un bloque empotrado extraplomado que hace inviable el destrepe. Hay montado un rápel en la misma brecha, pero la recuperación de la cuerda, si no imposible, se haría muy dificultosa.

Tras dejar las mochilas en la brecha, Pablo duda por donde subir

Al final optamos por la fisura situada más a la izquierda catalogada como PD.
Aunque es un terreno muy pendiente, por lo menos la roca es sólida.
Yo que tengo las piernas largas, lo superé facilmente, pero a ellos les costó algo más.

10:35. Llegamos a la estrecha cima. Todo un logro viendo como estamos.

Hasta allí abajo debemos de bajar

Ahora viene lo más complicado del día: el descenso a la brecha.
En la aguja cimera hay colocadas cintas para rapelar,

pero al no haber subido la cuerda, no queda más remedio que destrepar
Desgraciadamente, no hay fotos en este tramo.
Recogemos las mochilas y comenzamos el descenso

Ya hemos salido del corredor y ahora toca volver a recorrer del mar de bloques

Ya estamos a la altura del ibón superior. Se acaba la zona de rocas...

Otra vez tenemos a la vista la Cresta de Llosás

Llegamos al ibón inferior de Llosás

Ahora toca ir perdiendo altura poco a poco hasta llegar a la Pleta de Llosás

Un vistazo atrás al macizo

Adios Russells. Habrá que volver otro día...

Un poco antes de las dos llegaremos al refugio.
Antes de nada, recogemos todo lo que teníamos guardado y nos ponemos en la parada del bus a esperar al que vendrá a las cuatro de la tarde.
Es mucho tiempo de espera, pero se oyen historias de casi peleas para entrar a él si hay más pasajeros que los que entran en él.
Tuvimos suerte (más que nosotros, los que llegaron más tarde).
Aunque los pasajeros eramos más que los 27 que entran en el bus, finalmente subieron dos.
Fin de este fenomenal fin de semana


2 comentarios:

  1. Enhorabuena por otro más!!!... y enhorabuena por tus peazo de descripciones, todo un lujo a la hora de preparar algun tresmil... que yo tengo los mismo que a tí te quedan, solo 31, ja, ja, ja!!!... Enhorabuena por tu blog y a por ellos!!!... Saludos Esgalleros!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias vidal:
    La idea es esa, el que sea útil para los que se animen a realizar estas actividades.
    Y ánimo, que ya te quedan menos...

    ResponderEliminar