Ascensión al Monte Perdido (03-09-1985)

Ascensión junto a Mari Carmen, la que hoy es mi mujer, al Perdido, nuestro primer tresmil, por la ruta normal de Góriz.

Aquella era nuestra primera salida solos al Pirineo, por lo que había que disfrutar de ella...
La idea era hacer una travesía por lugares con nombres de ensueño: Ordesa, Monte Perdido, Brecha de Roland, Gavarnie, etc, entrando al Parque por España y regresando a casa por Francia.
En aquella época no había autobuses que llegasen hasta Torla, por lo que haciendo varios transbordos, llegamos a Biescas, donde tuvimos que hacer auto-stop para poder llegar a Torla. Tuvimos suerte y enseguida nos cogieron una pareja de alemanes.Tras dormir en un camping del pueblo, al día siguiente volvimos a subir a la pradera haciendo auto-stop y comenzamos por fin a andar... qué tiempos....

No tenemos muchas fotos de la travesía, por lo que no va a haber un gran reportaje fotográfico.

Llevábamos uno de los antíguos mapas de Alpina (los de las tapas rojas) que cubría justo lo que era el parque Nacional y parte de la zona francesa, y con eso y unos apuntes, nos íbamos a recorrer haciendo auto-stop el tramo Gavarnie-Lourdes-Donostia. Qué tiempos...

Y del material que llevábamos, mejor no hablar. El material técnico todavía no se había descubierto...
Recorriendo el fondo del Valle.




















Tras dormir en un refugio de Góriz nada saturado, comenzamos la ascensión. El recorrido está suficientemente documentado en otras webs, por lo que no hace falta repetirlo.
Un poco antes de llegar a la Escupidera.




















y una vez superado este paso



























Llegamos a la cima. Acababa de dar comienzo el sueño... ya sólo quebadan 211.




















He vuelto a estar otras cuatro veces en esta misma cima ascendiendo por todas sus vías clásicas, y lo he intentado otras cuantas más, pero esta, evidentemente, tiene un significado especial.
El año que viene van a ser las bodas de plata de esta ascensión, y habrá que volver a celebrarlo.

Tras disfrutar largamente de la cima, volvimos a bajar al refugio, donde tras recoger nuestras cosas, nos dirigimos hacia el Refugio de Serradets.
Tras atravesar la Brecha de Roland, descendemos por el nevero permanente.




















Este tramo sí que ha sufrido una gran transformación en estos últimos veinte años. Cuando lo recorrimos, la nieve tenía bastante más espesor de lo que tiene en la actualidad, de tal forma que desde la misma Brecha se entraba directamente en el nevero.
Hoy hay que destrepar un pequeño tramo por roca descompuesta hasta acceder a la nieve. Pasamos la noche en el Refugio, y al día siguiente descendimos al pueblo de Gavarnie a través del Vallée des Pouey d'Aspé.
El entorno nos fascinó tanto, que decidimos quedarnos varias noches en un camping del pueblo. Acababa de surgir un amor hacia este pueblo, que nos ha hecho volver a él infinidad de veces... y seguimos haciéndolo.

1 comentario:

  1. Impresionante!! Y esas fotos de hace casi 25 años!! Te felicito, me ha encantado la descripción, en serio, se me había pasado por completo.

    Supongo que el año que viene lo celebraréis por todo lo alto... me encantará veros de nuevo en el Perdido.

    Gracias por compartirlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar