Travesía de Este a Oeste del macizo de las Maladetas- día 1 Picos Russell-Aneto (19-08-2009)

Aprovechando que este año se celebra el centenario de la muerte del Conde Henry Russell, y como un pequeño homenaje al considerado primer pirineísta, inventor del saco de dormir, de las invernales, y primero que otorgó la importancia que se merecían a los tresmiles, se me ocurrió realizar un encadenamiento ascendiendo a varias de las "primeras" que realizó el conde en el macizo de las Maladetas.

Después de dar muchas vueltas a los mapas, y tras consultar libros e información en internet, la idea era comenzar en el parking de la Besurta, y seguir parte del recorrido original que utilizó el conde para ascender por primera vez a los Russells, llegar al Pico de Tempestades (otra primera), descender a la Brecha de Tempestades, y ganar la cima del Aneto a través de la arista sur, donde pasaría la noche.
Al día siguiente, atravesaría los picos Coronas y Medio (primeras), hasta el Pico Maldito; descendería al Collado Maldito (primera) y tras subir a la Maladeta, bajaría al Collado de la Rimaya, desde donde retornaría a la Besurta, tras atravesar el refugio de la Renclusa.
La idea primera era el llegar hasta el Pico de Alba (otra primera) y así realizar la travesía completa, pero esto me obligaría a pasar otra noche más fuera de casa, y el permiso conyugal no daba para tanto....
Sobre mapa era factible, ya veríamos...
A última hora, y tras comentárselo a Gorka Azkarate, se apunta a realizar el recorrido conmigo. Llevábamos tiempo intentando realizar algo juntos y esta ha sido la ocasión perfecta. El venía de ascender la semana pasada a un buen número de tresmiles por la zona y estaba perfectamente aclimatado y más que en forma. Ya veríamos si yo era capaz de seguirle...
Comencemos con el relato de estas dos agotadoras jornadas, de 16 y 14 horas de marcha respectivamente. Me he tomado la licencia de tomarle prestadas algunas fotos suyas.

Después de pasar la noche en el Plan de Senarta, tomamos el primer bus que parte hacia la Besurta (05:00). Iremos unas 20 personas en su interior y todas ellas tiran para la Renclusa, seguramente con intención de ascender al Aneto.

Esta es también nuestra intención, subir a esta cima, aunque por un recorrido más largo y duro (por la puerta de atrás y por lo más roto, como diría el sabio).
Para las seis, por terreno conocido y todavía de noche, llegamos al final del Plan d'Aigualluts, donde debemos tomar el sendero balizado que nos llevará al Bal de Barrancs

Al subir de noche no podemos contemplar las bonitas postales que se observan durante ésta sencilla y turística ascensión, como las que contemplamos hace un mes durante las vacaciones familiares en el Hospital de Benasque.

He marcado en rojo el itinerario seguido por el Plan d'Aigualluts para
llegar al cruce Barrancs-Horo/Toro

Comienza a amanecer y contemplamos por primera vez el Aneto

Ya tenemos a la vista la Colladeta de Barrancs, con su característica forma.

Todo esto tenemos que remontar

Una vez en la Colladeta, vemos asomar el Collado de Salenques, nuestro próximo objetivo, así como ese "Ese oscuro objeto de deseo" llamado Arista de Salenques-Margalida.

Hasta ahí tenemos que subir

Pero antes es preciso perder algo de altura

Un vistazo atrás

El sol comienza a iluminar la arista de Salenques y la hace más atractiva, si cabe...

Miramos también con recelo hacia la Brecha de Tempestades, un lugar al cual Russell definió como "una V, donde el huracán pasa como un proyectil, con ruidos salvajes y lamentables". Dentro de unas horas estaremos en su interior con la intención de descender por su vertiente sur, y de aquí sí que no tenemos ninguna referencia visual, quitando las reseñas publicadas que hablan de una canal descompuesta.

Pero todavía queda mucho para llegar allí. Antes tenemos que continuar con la subida

Para las 08:15 llegamos al collado de Salenques

Lo primero que hacemos es asomarnos al Valle de Salenques para intentar localizar
la vía que nos permita remontar las paredes del Russell Oriental.

Este ha sido el mayor quebradero de cabeza organizativo si quería realizar la vuelta circular tal y como la tenía prevista. En el tercer libro de la serie 3000 m. de los Pirineos de Luis Alejos, hace referencia en el itinerario 319 a una vía que ganaba altura a través del contrafuerte oriental, y le daba una dificultad de F+, pero por más que miraba fotos, no veía un recorrido sencillo en esa vertiente. Finalmente, como no podía ser de otra manera, Francisco Termenón, me dió la clave: Tras escalar hace años la arista de Salenques junto a Alfredo, utilizaron para bajar de nuevo al Collado de Salenques un recorrido original, un sencillo corredor que descendía desde el Russell Oriental.
Ahora que estamos en el Collado, y con las referencias que teníamos (el corredor situado más a la izquierda de los tres que hay), lo localizamos enseguida. Parece muy empinado...
He marcado con el círculo blanco la base del corredor

El corredor visto desde la cima principal de los Russell

Un apunte cinematográfico: Seguramente recordaréis la película "007 El mañana nunca muere" de Bond, James Bond. Pues bien, la secuencia inicial del film fue rodada en la estación de esquí de Peyragudes y en varias secuencias de la persecución de un caza ruso aparecen imágenes del Valle de Salenques, Llanos del Hospital o del Pico Salvaguardia.
Es difícil de apreciar, ya que las imágenes transcurren a una velocidad de vértigo.

Una vez localizada la vía, nos toca llegar a ella. Desde el mismo collado, y sin apenas perder altura, iremos bordeando los espolones rocosos que descienden desde el Forca Estasen.
A partir de aquí dejaremos de recorrer el itinerario original del conde.

El terreno es muy descompuesto...

Vamos dejando atrás el Collado de Salenques

Ya queda poco para llegar. Localizamos un vivac casi a pie de vía... Bonito lugar para dormir.

Llegamos a la base del corredor. Al fondo se ve el Tuc de Mulleres, otra primera de Russell.

Comenzamos la ascensión
Todo está roto...

Pero con cuidado, poco a poco vamos ganando altura

Últimos metros...

Esta es la salida/entrada al corredor. Al fondo se aprecia el Collado de Salenques

Enseguida llegamos a la primera cima de la jornada.
10:15 Russell Oriental

Ahora nos tocará remontar ese enorme pedregal para acceder al Russell SE.
En la parte izquierda de la fotografía se aprecia el pico Vallibierna (segunda ascensión por parte del conde, que definió su cima como poseedora de una de más bellas vistas de todo el Pirineo).

Continuamos con la ascensión

La cima Oriental va quedando abajo

Venga, que queda poco...

Antes de llegar al Russell SE, dejaremos las mochilas en el suelo para bajar y volver a subir sin peso a la siguiente cima, la Aguja Sur del Russell, que se encuentra justo debajo nuestro.

El sendero es evidente, y no hay pérdida. Hay que descender por una descompuesta ladera, hasta llegar a un tramo más vértical donde es necesario realizar algún sencillo destrepe.
Estudiando el recorrido en este tramo vertical...

Es necesario dirigirse hacia la evidente brecha, sin llegar a ella, y comenzar la
trepada siguiendo aproximadamente el itinerario dibujado

Último tramo vertical de bajada..

Gorka llega a la repisa situada por debajo de la cima

11:37 Aguja Sur de Russell

Según estamos en la cima, nos fijamos en ese "totem de granito", tal y como lo definió Hipólito Maeso, que tengo a mi derecha en la foto superior. Realmente parece que sobrepasa la altura de la cima donde nos encontramos en varios centímetros. Gorka ni se lo piensa, y en un par de zancadas se coloca en la cima del bloque de granito.

Me da hasta miedo mirarle....
Prefiero fotografíar los alrededores, por ejemplo la Aguja SW de Russell,
a la cual subimos hace un mes

Cuando nos disponemos a bajar a la brecha y comenzar la subida para recoger las mochilas, se me ocurre de repente que tengo que intentar subir a ese monolito, y sin pensarlo mucho, comienzo la trepada. Secuencia de la ascensión:

Ya no hay duda, ahora sí que he ascendido esta cima... pero me bajo rápido,
y continuamos la ascensión.

Ahí arriba hemos estado

Remontamos de nuevo la pedregosa ladera...

recogemos las mochilas, y a las 11:55 llegamos a la Antecima SE de Russell

Tenemos la cima principal de los Russell enfrente, y el Aneto, el objetivo final
de esta jornada al fondo y muy lejos... ¿llegaremos a él?

Decidimos descansar un rato y reponer fuerzas.
Coincidimos en la cima con una pareja de catalanes que nos sacan esta foto

Tras comer algo, continuamos ruta

A pesar de que el sendero esquiva las dificultades por la vertiente izquierda, no nos dimos cuenta de ello y tuvimos que realizar algún destrepe delicado para atravesar esta aérea zona

El mismo paso visto desde el otro lado

12:40 Pico Russell

En su cima se encontraban otros dos jóvenes con los cuales charlamos. Al rato llegan los dos catalanes con los cuales coincidimos en la Antecima SE. La cima está saturada, nada que ver con aquel verano de 1865 en el cual el conde Russell, tras dejar a su amigo Charles Packe trabajando para la realización de su mapa de los Montes Malditos, decidió subir por primera vez a esta cima, a la cual bautizó como Petit Aneto. Al año siguiente, y tras publicarse el citado mapa, C. Packe denominó a esta cima, en homenaje a su amigo, como Pico Russell.

Un vistazo atrás

Continuamos. Tras perder algo de altura, dejamos las mochilas para ir más rápido y nos dirigimos hacia la última cima del macizo, la Punta Brecha Russell.

Se gana altura rapidamente y a las 13:05 llegamos a la Punta Brecha Russell

Me acerco al borde del cresterío, y me asomo a la Brecha Russell, brecha que cortó el paso al Conde en un intento de continuar el cresterío hasta el Aneto.

Tras destrepar a la brecha, en dos rápeles de 20 metros se puede acceder a la base del cresterío, pero lo dejaremos para otra vez, que hemos dejado todos los bártulos junto a la cima principal y debemos de retroceder a recogerlos.
Nos dirigimos al evidente corredor oblicuo utilizado como vía normal de esta cima

Comenzamos el descenso
En algunos tramos el corredor está muy descompuesto, pero se baja bien

No es preciso descender todo el corredor. Una travesía horizontal y bien señalizada traza una diagonal por la cual llegaremos casi hasta la vertical de la Brecha Russell

De ahí arriba venimos

Tenemos la Brecha Rusell y la cima homónima justo encima de nuestras cabezas

Aunque la idea original de Gorka era el haber aprovechado para ascender a la Aguja SW de Russell, ya que no la tiene ascendida, al final decide dejarlo para otra vez. ¿Estará cansado?

Ahora debemos de continuar ganando altura por este descompuesto terreno
en dirección al Pico Tempestades

Poco a poco vamos ganando altura a través de este agotador terreno

Vamos bordeando la vertiente sur del Margalida, por lo que en cuanto el terreno lo permite, nos dirigimos directamente a su cima por otro descompuesto corredor

Vamos dejando el Tempestades a nuestra espalda. Luego nos dirigiremos a él.

Tras llegar a la arista, sólo nos resta realizar una sencilla trepada para ganar la cima

15:00 Pico Margalida

Topónimo que asignó el primer montañero en ascender a esta cima, Louis Le Bondidier, en homenaje a su esposa, Margalide. Ella ascendió al día siguiente a esta cima. Juntos crearon el Museo Pirenaico que se encuentra en el interior del castillo de Lourdes.


No perdemos tiempo y continuamos la travesía

Este tramo de cresta es muy entretenido

Localizamos la famosa botella de oxígeno empotrada entre las rocas

Y llegamos a la brecha situada entre los picos de Margalida y Tempestades

Desde allí al fondo venimos

Ya por terreno más sencillo comenzamos la subida final al Tempestades

Otro vistazo atrás

15:35 Pico de Tempestades
El 21-08-1877, el conde, en compañía de Célestin Passet, quizás el más importante guía del Pirineo y primera persona que resolvió la ascensión del Couloir de Gaube, eran los primeros en hollar esta cima. Russell decidió llamar a esta cima con este nombre por que "la muralla colosal que domina, recibe el choque de todos los huracanes del oeste y del suroeste, los más violentos y los más terribles de los Pirineos". El vivac que realizaron la noche antes de la ascensión junto al Lago de Llosás, bien que se lo demostró

Hemos llegado a uno de los puntos claves de la ascensión, el alcanzar la Punta Brecha Tempestades evitando el cresterío para evitar un paso de IV que nos bloquearía.
En este fantástico blog leí que era posible evitar las mayores dificultades del cresterío por el sur, perdiendo bastante altura por descompuestos corredores.
Vamos allá

Es preciso descender hasta la brecha situada a la derecha de la evidente aguja


Un vistazo al tramo de bajada. El terreno está muy descompuesto, pero se baja bien y seguro

Ahí tenemos a la vista el corredor de subida

Con cuidado se va subiendo bien...

Desde aquí contemplamos la aguja, pero para evitar esa pared vertical que tenemos delante, la bordearemos por el sur, trepando por ese corredor que se aprecia a la izquierda.
Para acceder a él, tenemos que seguir perdiendo altura.

Hay que estar constantemente en alerta. El terreno está roto-roto

Ánimo Gorka, que vamos localizando los hitos que señalizan el itinerario...
Al fondo, y muy abajo se ve la Pleta de Llosás

Ya sólo nos queda remontar el último corredor que nos depositará en la
brecha situada bajo la cima

Ya queda poco. Un vistazo atrás

Se le ve contento... Lo hemos conseguido.

Sólo nos queda una sencilla trepada para llegar a la cima
16:15 Punta Brecha Tempestades

De allí venimos

Las horas que hace que pasamos por el Collado de Salenques...

Hemos llegado a otro de los puntos claves de la travesía: el descenso por la Brecha de Tempestades. Por de pronto, debemos de descender hasta ella, y está bien abajo...

Poco a poco vamos bajando

De ahí arriba hemos bajado

Bueno, ya estamos en la brecha. Ahora nos toca descender por la vertiente sur de ella.

Comenzamos el descenso

Llegamos al tramo más vertical de la brecha, por donde ya es imposible seguir destrepando. Hay instalado un rápel con un par de clavos para salvar el cortado.

Atamos los dos cordinos de 30 metros, y bajamos

Un vistazo al tramo por donde hemos rapelado

Y otro al recorrido completo de descenso. No ha sido necesario utilizar los crampones, la nieve helada que se encontraba al final del corredor estaba cubierta por grava que nos ha permitido descender sin ellos.

Paramos a recuperarnos de la tensión acumulada y a recuperar fuerzas, que todavía
no ha terminado la jornada

Ahora debemos de dirigirnos a tomar la vía que a través de la arista sur nos permitirá ascender hasta la cima del Aneto. Un espolón rocoso nos obliga a bordearlo hasta empalmar con el recorrido que sube desde los ibones de Coronas.


Por aquí anduvimos hace justo un año en un intento fallido a esta misma vía

Comenzamos la última subida del día

Ahí tenemos la arista sur, ascendida por primera vez el 8 de Agosto de 1928 por C.E. Fazeuilles

La única referencia que tenemos es la ascensión de Fidel, Joseba y Luis, y no
tenemos claro por donde está el inicio de la vía. De momento seguiremos unos hitos...

El terreno es vertical

Aunque vamos siguiendo una línea de hitos...

... sin saber como, nos despistamos del recorrido original, y nos metemos en el empinado corredor situado a su derecha (Corredor de Llosás). Se ve que hoy le hemos cogido gusto a andar por este terreno.

¡Otra vez por lo roto!

Venga, que no queda mucho tiempo de luz

Llego a la brecha situada bajo la Aguja Escudier, un lugar conocido.
Desde aquí se divisa ya la cima del Aneto.

Pero todavía nos queda por recorrer este tramo de cresta

y ascender a otro tresmil de propina. 20:40 Aguja Daviu
Nombre puesto por sus primeros ascensionistas en honor a Vicenç Daviu, amigo suyo que sufrió un accidente mortal el año anterior en los Encantats.

Ahora sí que sólo nos queda el último tramo de subida

Pasaremos por la salida del corredor Estasen...

y subiremos rapidamente los últimos metros, con la energía que te da el ver que esto se acaba

21:00 Pico de Aneto
Aunque aquí el conde no consiguió la primera ascensión absoluta, pero sí que logro otras primeras, como ser el primero en vivaquear en la cima, o realizar la primera ascensión por el Valle de Barrancs.

Han pasado 16 horas desde que comenzamos a andar. Ha habido algún momento en el cual hemos dudado de poder llegar hasta aquí. Hemos tenido algún susto también, pero aún así, esta jornada permanecerá siempre en mi memoria como una de la que más satisfacción me ha proporcionado en la montaña. Un gran proyecto hecho realidad.
Gracias a todos los que habéis aportado vuestro granito de arena.
Pero esto todavía no ha acabado, que mañana nos queda otra larga jornada.
Aprovechamos un vivac acondicionado junto a la cima...

y rápidamente nos metemos a los sacos tras una cena fría

Ahora, sólo nos queda esperar que pase la noche rápido y sobre todo, que no haga mucho frío. Si el conde Russell consiguió pasar la noche aquí con su primitivo saco de dormir realizado con pieles de cordero el 17 de Julio de 1865, nosotros también lo conseguiremos.

Croquis parcial del recorrido

Perfil

Jornada siguiente











6 comentarios:

  1. buenas noches...
    esperamos impacientes la segunda parte, jejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Bueno compañeros, esta vez os habeis superado... 16 horas "non-stop", y gran parte de ellas por ese terreno expuesto que no permite el descuido.

    Muy bien por esas referencias históricas intercaladas; sabemos lo que hacemos, pero a veces olvidamos a quienes primero imaginaron que se podría transitar por esos lugares. Algunas de esas actividades no tan lejanas, como la travesía del malogrado Hipólito.

    Una narración de 10.

    Un saludo.
    Patxi (FTer).

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por esa pedazo de actividad!!

    Un recorrido lejos de los habituales por esa zona lo que le da todavía más encanto.

    Un saludo y a recuperarse de la paliza
    Luis

    ResponderEliminar
  4. Hola:

    Es realmente espectacular, estáis muy fuertes física y mentalmente lo necesario para subir por ahí arriba. El reportaje (día 1) me ha gustado mucho me quedo con todo porque invita a soñar.

    Felicidades.
    1saludo,
    Pdta. Por cierto me ha parecido vez a Azkárate cansado, jadeando subiendo detrás tuyo ¿puede ser?...

    ResponderEliminar
  5. Gracias a los cuatro por los comentarios.

    Sherpa, ya está la segunda parte...
    Patxi, tengo unos buenos maestros.
    Luis, me parece que ya has conocido parte del recorrido...
    nudels, ¿Azkarate cansado? jajaja
    Venía de subir y bajar en el día de las Frondellas, además de las palizas de la semana anterior.

    ResponderEliminar
  6. Aupa,

    Mattin, había leído lo de Gorka en mendiak, pero estas referencias históricas (además del recorrido) me han dejado... alucinado.

    Debo decir que el Sr. Russell se quitaría la txapela ante vosotros

    Salu2

    ResponderEliminar